Objetivo: historias clínicas accesibles desde cualquier centro sanitario

Objetivo: historias clínicas accesibles desde cualquier centro sanitario

En el transcurso de una jornada celebrada a principios del pasado mes de diciembre, el Dr. Julio Mayol, director médico y de la Unidad de Apoyo a la Innovación del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, utilizó la alergia a la penicilina y sus derivados como muestra de la importancia de hacer posible el acceso a la historia clínica de los pacientes –algo así como su biografía sanitaria– desde cualquier centro de salud u hospital. Aunque preguntar a cada persona si está diagnosticada de alguna alergia –respiratoria, alimentaria o medicamentosa– antes de proceder a cualquier acto médico forma parte del protocolo sanitario, ser ingresado de urgencia en una comunidad autónoma distinta a la propia puede entrañar riesgos.

El artículo 18 de la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, conocida como “Ley de autonomía del paciente”, establece que el ciudadano tiene derecho de acceso a la documentación incluida en su historia clínica y a obtener una copia de los datos que figuran en ella. Sin embargo, en plena era digital, la historia clínica solamente es accesible desde el servicio de salud de la comunidad autónoma correspondiente, siempre y cuando la persona en cuestión sea usuaria de la sanidad pública. Si utiliza los recursos de la asistencia sanitaria privada, la cuestión se complica todavía más, ya que los distintos proveedores sanitarios (grupos de clínicas y/o hospitales) no comparten datos, sino que son competencia.

Una eficiencia cuestionable

Además de las dificultades de acceso a los propios datos, tanto los ciudadanos como el propio sistema sanitario se encuentran con otro obstáculo: la necesidad de repetir pruebas médicas cada vez que una persona decide saltar de la pública a la privada, y viceversa, o de un proveedor sanitario privado a otro. Esta realidad somete a los pacientes a molestias en ocasiones innecesarias y, evidentemente, puede suponer un despilfarro, ya que muchas de las pruebas diagnósticas actuales son caras.

Por otro lado, esta descoordinación va acompañada todavía por ciertas deficiencias, o cierta falta de rigor, en la misma elaboración de las historias clínicas por parte de los médicos, que no siempre introducen correctamente los datos, los introducen de forma incompleta o, simplemente, no consideran relevantes algunos detalles para el problema de salud concreto que están tratando y los omiten, pese a que pudieran ser de interés en un futuro.

En este contexto, surge la necesidad de llegar a un consenso entre los servicios de salud de las distintas comunidades autónomas y, paralelamente, entre la asistencia sanitaria pública y la privada. Urge establecer un modelo y un sistema tecnológico comunes, en los que el paciente sea el verdadero propietario de sus datos clínicos, como marca la ley, y los profesionales tengan la seguridad de que la historia clínica alberga la información recogida por todos los centros por los que el paciente ha ido transitando.

En España, la necesidad de establecer un sistema interoperable surgió en paralelo a la progresiva incorporación de la historia clínica digital a finales de la pasada década… y seguimos esperando. Además, ya en un primer momento se cometió un error ‘de bulto’: permitir que cada comunidad autónoma desarrollase su particular sistema informático, en lugar de buscar el consenso desde los inicios.

Sin embargo, a nadie le cabe duda de que la integración de los sistemas tecnológicos juega un papel importante en la seguridad del paciente y supondrá un desahogo en el consumo de recursos sanitarios, evitando duplicidades en consultas y pruebas diagnósticas, además de reducir errores médicos y, por lo tanto, mejorando los resultados de salud. Esta certeza está haciendo que surjan iniciativas como la plataforma “Mi e-Salud”, de IDIS, a través de la que el paciente puede compartir con el profesional sanitario su información de salud, custodiada en cualquier centro adscrito al proyecto, independientemente de que su titularidad sea pública o privada.

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Te ha gustado esta entrada?

Compártela en las redes sociales

Subscríbete a nuestro blog


Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

*

X

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Puedes configurar el navegador para rechazar estas cookies, Si continuas navegando, consideraremos que estás consintiendo su utilización. Si quieres saber más sobre las cookies que utilizamos, puedes consultar nuestra Política de Cookies.